Cabecera
design design

Menú Principal / Artículos / Meditación

Meditación parte XI.
Limpieza célula a célula.

 

Tienes que hacer un gran trabajo de perdón y liberación en cada célula de tu cuerpo para que todo sentimiento antiguo de rencor sea limpiado.

En tus células puede haber energías de otras personas, creencias, karmas, contratos, juicios, traumas, desgarros, agujeros, suciedades, bloqueos,...

Tienes que hacer un trabajo de célula a célula, que sea constante y diario. Si faltas a tu trabajo las células limpiadas pueden volver a contaminarse.

Por ejemplo:

Limpio las células de mi retina, les doy luz, amor, les sonrío y les doy las gracias por el gran trabajo que están haciendo para mí. Empujo a cualquier energía que no me pertenezca hasta que se vaya lejos o se disuelva. Continúo con la parte superior derecha, superior centro, superior izquierda de la retina, .

Sigue con el cristalino, iris, nervio óptico, globo ocular,...

No importa si estás con un ojo varios días, lo importantes es continuar el trabajo sin importar cuanto tengas que tardar. Create una tabla exhaustiva de cada hueso, cada músculo, cada tendón, mucosa, órgano, nervio, tejido,... y sin prisas límpialo milímetro o milímetro.

Conocerás cada zona de ti y la conocerás sabiendo como se siente y cómo está en este momento.

Puedes imaginarte que te vuelves pequeño/a y desde el centro de tu cabeza te mueves hacia la zona que te toque trabajar.

Sonríete e inyecta luz a las células hasta que toda impureza sea eliminada. Una vez que termines envuelvelas con una cubierta de luz que les sirva de protección para que no se vuelvan a ensuciar.

Una vez que termines tu trabajo propuesto para este día, vuelve al centro de la cabeza y comienza a respirar a lo largo de la columna vertebral, por los brazos y piernas hasta tomar otra vez conciencia de todo tu cuerpo.

Habrá partes de ti más cargadas que tendrás que ir más despacio y echar más días.

Sigue este trabajo sin descanso dedicándole cada día unos 20 minutos como mínimo.

Cuando termines serás otra persona y este cambio se reflejará en todo.

Tienes una deuda con tu cuerpo. Tienes que aprender a cuidarlo, a mimarlo y a bendecirlo.

El trabajo que se te exige es el aprender a vincularte a tu cuerpo, pues necesita más amor. Y a desvincularte de los sentimientos antiguos que te atan a la rabia y al miedo.

Sé consciente de que emociones despiertan en ti cuando piensas en lo que te preocupa o rechazas o temes. Búscalas en tu cuerpo y límpia esa zona. (Ahí está por donde debes comenzar).

Hay un gran trabajo que hacer y que no puedes eludir ya por más tiempo.

Sabes que puedes pero recuerda: más que la duración de la sesión, lo importante es la continuidad. No saltes de una zona a otra, ve siempre por las zonas adyacentes.

Al final te sentirás como nunca antes te has sentido.

Bendiciones en tu empresa.

Fin de la parte XI.

© Reiki Jaén 2013

Ver más artículos de meditación:

[1], [2], [3], [4], [5], [6], [7], [8], [9], [10], [11] [12]

 

     
flecha arriba flecha izquierda Menú principal
Subir Menú Meditación Menú principal

 

ASOCIACIÓN REIKI JAÉN

Si te ha gustado el Reiki, con una pequeña colaboración, ayudas en nuestras acciones sociales de voluntariado y a promocionar y a difundir su enseñanza a más personas.

Trabajamos por y para la sanación, la sabiduría y el autocrecimiento.

Tel: 657584872 Email: info@reikijaen.es

© 2009 Asociación Reiki Jaén