Cabecera
design design

Menú Principal / Artículos / Meditación

Introducción a la meditación III

La Respiración

Hemos creado el ambiente apropiado, tenemos nuestro tiempo, hemos conseguido la postura correcta y ¿ahora qué?

Vivir es respirar, es hora de disfrutar de la respiración.

Si estamos agitados, nuestra respiración es agitada. Si tranquilizamos nuestra respiración, tranquilizaremos nuestra mente.

Nuestra respiración natural es la respiración abdominal completa..

La respiración abdominal completa

Vamos a aprenderla en tres fases:

  manos en la barriga 1. Apoya tus manos en tu vientre y llevando la inspiración hasta debajo del ombligo. Siente como se hincha toda la barriga hacia todos los puntos cardinales como si fuera una pelota. Siente como las manos suben y bajan con cada respiración.
  manos en las costillas 2. Ahora apoya tus manos en las costillas y sientan como se ensanchan éstas hacia los lados con cada inspiración.
  manos en el pecho 3. Y por último, apoya las manos en la parte superior del pecho. Tienes que sentir como las manos suben y bajan.

Entrena y siente cada fase por separado para una vez dominadas hacerlas de forma consecutivas las tres. O sea, se inspira y se va inflando la barriga (la parte inferior), para proseguir ensanchando las costillas (la parte media) y terminar elevando el pecho (la parte superior). Una vez hecha la inspiración completa se deshace el camino a la inversa se empieza a expirar deshinchando el pecho, las costillas y el vientre.

estatua budaTenemos la postura y sabemos respirar, tan solo debemos permanecer conscientes sintiendo la respiración como entra, sintiendo el roce del aire en las aletas de la nariz, como va penetrando y cayendo hasta el vientre, llenándonos poco a poco. Siente como la barriga, la piel, las costillas se expanden. Siente como la respiración te calma y te energetiza. Toma conciencia del punto donde la inspiración se para y comienza a convertirse en expiración. Sienta como el aire te regala una caricia en tu interior en cada pasada. Es como los besos de tu enamorado/a ninguno es igual a otro e intentas sentir cada uno al máximo. Sin importarte cuantos te ha dado ya. Vuelve a estar especialmente atento al cambio expiración-inspiración, es como cuando en la noria se llega al punto más alto y se comienza a bajar, es un punto de quietud en el que ni se sube ni se baja.

No tratamos de hacer un ejercicio respiratorio, no forzamos las fases ni nos empeñamos en cuantos segundos deben durar cada fase de inspiración-retención-expiración-retención. Solo observación, solo sentir, solo estar atento y todo natural.

Ya está, ya estamos meditando.

Podemos permanecer aquí, en silencio físico (inmovilidad), en silencio mental (sin recordar o imaginar nada) y en silencio emocional (dejando que el corazón palpite en paz).

Si nos viene algo como un dolor, un pensamiento o algún otro tipo de sensación como agobio, ansiedad, miedo, tristeza,... debemos dejarlo pasar. Tal como viene, que se vaya. Sin juzgarlo, sin darle importancia, sin dejar que nos saque de nuestro momento de meditación. Comprendiendo que forma parte de nuestra limpieza para llegar mejor a un estado de calma, de paz, de vacío y de elevación.

Fin de la parte 3.

© Reiki Jaén 2012

Ver más artículos de meditación:

[1], [2], [3], [4], [5], [6], [7], [8], [9], [10], [11] [12]

 

     
flecha arriba flecha izquierda Menú principal
Subir Menú Meditación Menú principal

 

ASOCIACIÓN REIKI JAÉN

Si te ha gustado el Reiki, con una pequeña colaboración, ayudas en nuestras acciones sociales de voluntariado y a promocionar y a difundir su enseñanza a más personas.

Trabajamos por y para la sanación, la sabiduría y el autocrecimiento.

Tel: 657584872 Email: info@reikijaen.es

© 2009 Asociación Reiki Jaén