Cabecera
design design

Menú Principal / Artículos / Sobre Reiki

Los cinco principios

(Explicación básica)

En el origen de cualquier enfermedad encontramos una actitud mental de lucha, de resistencia, desacuerdo, reproche, resentimiento, falta de perdón, falta de flexibilidad, incomprensión, miedo, etc. Estas actitudes crean tensiones mentales y emocionales, las cuales quedan reflejadas en nuestro cuerpo como tensiones físicas en nuestros tejidos, órganos o músculos. Creando, pues, un gran desgaste energético.

Nos encontramos que la energía, la comunicación nerviosa y el flujo sanguíneo a través de una tensión son más dificultosos y por tanto quedan mermados. Por lo que en nuestro cuerpo, al otro lado de la tensión, los aportes de energía, oxigeno y nutrientes quedan reducidos, así como también queda reducida la limpieza de los productos de deshecho del metabolismo celular dando como consecuencia una gran acumulación de toxinas. Esto, con el tiempo, hace que lo que haya al otro lado de las tensiones, o sea, en las articulaciones u en los órganos vayan poco a poco degenerando o congestionándose y produciendo crisis tóxicas (inflamaciones, infecciones,.).

Una actitud positiva significa no resistir, no significa intentar ver bonito lo que no nos gusta, sólo significa aceptar lo que es, es ir con la corriente, es decir "si tiene que ser así, que así sea", esto engendra una buena salud y las mejores aptitudes necesarias para hacer frente a los desafíos de la vida. Con la práctica del Reiki esto se dará por sí solo, ni siquiera necesitaremos esforzarnos en hacer nada.

Es llegar a convertirse en una persona íntegra, porque no debemos estar bien sólo físicamente, sino tener también un equilibrio mental y espiritual. Sólo entonces podremos decir que estamos enteros. El fundador, Mikao Usui, recomendaba en actitud meditativa recitar los siguientes principios una vez por la mañana y otra vez por la noche, para tener una vida más tranquila, armoniosa y saludable:

 

Sólo por hoy, no te enfades:

Simplemente probar a no malgastar nuestra energía ahora, en este preciso momento. No se trata de reprimir, se trata de darse cuenta. Detrás de nuestro enfado encontraremos siempre el mismo mecanismo: "Porque no consigo esto" o "yo tengo razón" o "ellos son egoístas porque no hacen lo que yo quiero".

Es la pataleta del niño chico porque no se da libertad o no se comprende el conjunto global o se ha dejado que la situación se haya ido de las manos.

Cuando nos enfadamos, no ayudamos a mejorar el problema. Las cosas se pueden resolver igualmente desde el razonamiento, la negociación o la búsqueda de otros caminos,.

Casi siempre desde el enfadado estropeamos aún más las cosas y luego nos vamos a arrepentir de lo dicho o lo hecho.

Nos movemos en la vida programados por reacciones, ante tal circunstancia debemos enfadarnos un poco, ante tal otra debemos enfadarnos mucho, si nos enfadamos mucho, mucho, podemos conseguir lo que queramos.

No hagamos chantaje emocional a partir del enfado ni seamos reactivos. Sin el enfado tendremos más energía y una mente más clara y en calma para resolver las incidencias que nos vayan sucediendo sin causar más daño.


Sólo por hoy, no te preocupes:

Preocuparnos es lo mismo que negar el aquí y ahora, lo único real; Es estar en el futuro o en el pasado, o sea en ningún sitio. Sólo si estamos en nuestro presente podemos reconducir la situación.

Preocuparnos por alguien es subestimar su facultad de salir del problema. Muchas veces confundimos amar a alguien con preocuparnos constantemente por ese alguien.

Cuando nos preocupamos por el futuro, imaginando todo tipo de situaciones negativas, estamos alimentando con energía ese posible futuro, entendámoslo. Preocuparnos en el presente es imposible. Al final de nuestra vida nos daremos cuenta que nos hemos pasado un tercio de la vida durmiendo y otro tercio preocupándonos por hechos que nunca pasaron.

Sólo por hoy, sé amable con los demás:

Ser amable con los demás es tratarlos como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Pensemos en la persona que mejor trataríamos con amabilidad y llevemos ese trato a todos los demás. Con respeto, con espacio para que cada ser vivo se exprese y sea como quiera ser, sin prejuicios de ninguna clase. Aceptemos al antipático, aceptemos al borde, aceptemos al gruñón, aceptemos al que critica, aceptemos al pesimista, aceptemos al malhumorado, aceptemos al que nos hace la vida imposible, aceptemos al quejica, aceptemos al victima,...

Comportémonos de forma integra, o sea, siendo amable con los que nos son amables y siendo amable con los que no lo son. Seamos especialmente amables y educados con aquellos que no se lo merezcan porque sino nunca vamos a cambiar este mundo. Cómo se suele decir, "quiéreme cuando menos me lo merezca, porque será cuando más lo necesite".

Sólo por hoy, gánate la vida honradamente:

Vivimos en el egoísmo más absoluto, mientras ganemos nosotros, nos da igual el resto. Sin darnos cuenta que todos estamos conectados y que cuando pierden unos perdemos todos. Cuando engañamos a alguien para sacar una ventaja, estamos engañándonos a nosotros mismos. Haz las cosas de corazón, siempre lo mejor posible.

El ser humano necesita saber que aporta algo al conjunto para sentirse pleno, para que su vida tenga sentido. Necesita ser creativo, necesita aportar una cualidad al mundo; cada uno la nuestra, única e irrepetible. Si queremos una pista sobre qué cosa es la nuestra, fijémonos en algo que nos encante hacer, algo que nadie como nosotros disfrutemos haciéndolo, algo que quizá no nos atrevamos a llevar a cabo porque pensemos que no nos dejaría dinero, que no es el momento, que las personas de nuestro entorno nos criticarían, etc. Sin embargo es vital para todos que lo descubramos, para eso vinimos, eso es lo que somos y sin nosotros es peor para todos.

Solo por hoy, sé agradecido:

La mayoría somos como un mendigo que solo sabemos quejarnos y pedir. La vida es un bello regalo, un milagro donde los haya, cosas tan simples como ver, andar, oír, oler, manipular cosas, sentir emociones; no les damos la más mínima importancia. Pero imaginemos un día sin poder usar las manos o sin poder ver o sin poder oír o sin poder andar o. Tenemos que estar muy agradecidos porque tenemos todo lo que tenemos que tener, estamos donde tenemos que estar, somos quien tenemos que ser. Agradecidos por la comida y bebida que tomamos cada día, agradecidos por nuestra familia, agradecidos por nuestros amigos, agradecidos por las pruebas duras que nos hacen más fuertes y mejores personas. Agradecidos por los que nos echan una mano y agradecidos por la oportunidad de poder ayudar a aquellos que lo necesitan. Gracias.

Si lo deseas puedes verlos escritos en japonés y aprender su sonido original en:

También puedes leer una explicación más avanzada en:

  • El libro: "Los Registros Akáshicos de Mikao Usui" (pídenoslo por email)

 

flecha arriba
flecha izquierda Menú principal
Subir Volver Menú principal

 

© Asociación Reiki Jaén. Tel: 657584872 | e-mail: info@reikijaen.es | Aviso Legal | Política de Privacidad

Si te ha gustado el Reiki, con una pequeña colaboración, ayudas en nuestras acciones sociales de voluntariado y a promocionar y a difundir su enseñanza a más personas.