Cabecera
design design

Menú Principal / Artículos / Sobre Reiki

El primer principio y el origen del conflicto


¿Qué es el conflicto? Exactamente todo lo que otro piensa, dice o hace distinto a lo que tú piensas, hablas o haces en este momento. Entras inmediatamente en conflicto si una persona te contradice mínimamente en algo.

Si eres reaccionario, o sea, si no piensas y solo reaccionas a los estímulos, entonces te enfrentas a un mundo con siete mil millones de personas que seguramente, la mayoría, harán las cosas distintas a como tú las haces y por tanto siempre tendrás un motivo para estar enfadado.

El primer principio del Reiki es: “No te enfades”. Quiere decir que es tonto, inmaduro e inútil enfadarse. Y por tanto, es mucho mejor no enfadarse que enfadarse.

El enfado no es otra cosa que los sucesos, la vida misma o las personas te lleven un poco o mucho la contraria. ¡Oh! Se te ha contrariado, corre, enfádate y el inmenso universo ante tus gritos y tus quejas comenzará a girar en sentido contrario para adaptarse a tu mundo ideal. Lo siento, eso no va a pasar.

Todos hemos hecho cosas parecidas a éstas:

Te encuentras a algún conocido en un pasillo del supermercado y te paras un rato a hablar.

Estas esperando en el descansillo del ascensor y viene un vecino cargado con bolsas. En lugar de bajar a abrirle la puerta, haces como si no lo ves y te subes solo porque no te apetece subirte con él.

Dejas un momento el coche en doble fila porque lo necesitas para atender un recado.

Te saltas un semáforo en ámbar y te quedas parado en medio del cruce estorbando a todos.

Te pide un favor un amigo y buscas una vaga excusa para no hacerlo. Y seguro que, en ese momento, no te parece para tanto.

Todas las veces, tienes toda la razón para gritar.

Pero un día, tienes prisa y en los pasillos del supermercado te encuentras gente estorbando o gente que anda muy despacio. Y los adelantas de mal humor.

Te parece lo peor que el vecino te dé con la puerta en las narices.

Te parece increíble los coches que se paran donde no deben pararse bloqueando tú paso y te parece merecedor de tu pitorreo y tus insultos.

Criticas al amigo que no te facilita un favor.

No crees que te merezcas que te griten.

Y sigues haciendo las cosas como todo el mundo sin darte cuenta que aquello que te molesta de los demás es exactamente lo que tú también has hecho y sigues haciendo.

¿Por qué cuando lo haces tú no es digno de enfado y cuando lo hacen los demás sí?

“No te enfades” es ser coherente con los demás y contigo mismo.

Si sigues juzgando a los demás y por tanto condenándolos, es porque todavía no eres capaz de mirar hacia ti.

“No te enfades” es perdonar los errores de los demás con paciencia y amor. Pues así será el trato que tengamos hacia nosotros mismos para cuando también cometamos también errores.

Enfadarse es creer en la fantasía de que somos superiores a los demás. Ellos lo hacen mal y nosotros lo hacemos siempre bien. No enfadarse es igualarnos en una realidad de que todos somos iguales y vamos juntos caminando en esta vida.

¿Qué pasaría si cada vez que tuviésemos un punto contradictorio, conflicto o enfado lo tomásemos con naturalidad, paciencia y comprensión?

Esto nos acercará más a la felicidad, sin perder nuestra paz. Pues el enfado nos conduce a la destrucción y solo demuestra debilidad. Y la debilidad nos acerca a la enfermedad.

Ok, no me enfado en las tonterías del día a día. Pero, ¿cómo no me voy a enfadar si los políticos roban, me echan del trabajo, mi hijo tiene cáncer o en una escuela de Pakistan han asesinado a un montón de niños?

Si nos identificamos como cuerpos estos son hechos terribles. Si reconocemos que somos almas inmortales se ve de otra manera. No conocemos toda nuestra andadura entre vida y vida. Y si la conociésemos tendríamos una visión más amplia y una mejor comprensión de los acontecimientos trágicos.

De todas formas son hechos que nos enfademos o no, no influye en nada. Vivimos en un mundo superpoblado donde todos los días encontraremos razones para trabajar el “no enfado” pues si no es en mi vida será en las noticias de otro país.

No enfadarse no implica no tomar las medidas que sean necesarias.

¿Por qué hay mentiras, asesinatos, torturas, violaciones, robos,...? ¿Se solucionarían matando a los asesinos, violadores, maltratadores, etc?

Estas series de cosas ocurren porque hay un bajo nivel de conciencia y la solución no sería esa. La historia nos ha demostrado que cárceles y ejecuciones no sirven para nada.

Unos asesinos fueron a una escuela y mataron niños. El gobierno de Pakistán ha implantado la pena de muerte y seguramente muchos familiares marchen a convertirse en también en asesinos de asesinos. Y cuando asesinen a asesinos, los familiares de los asesinos asesinados buscaran justicia (venganza) y arremeterán contra los asesinos de asesinos. Y los asesinos de asesinos de asesinos asesinados...

La violencia nunca pudo pararse con más violencia. Aquí solo veo unos asesinos que como un gran virus mortal contagian con las ganas de asesinar a más personas.

Esto no se para enfadándose. Esto solo se para y se evita elevando el nivel de conciencia de todo el planeta. ¿Y como se eleva? No puedo elevar el nivel de conciencia de todo el mundo pero si el mío propio. Elevando mi nivel ayudo a elevar el nivel de los que me rodean. Mi ejemplo es el camino.

En cualquier acontecimiento, si me enfado, estaré cargando de energía violenta todo el sistema afectado. Y así, estaré influenciando de forma negativa absolutamente todo.

Resumiendo, tenemos un problema, le inyectamos energía negativa y esperamos que todo vaya mucho mejor.

Es absolutamente de locos.

No existen problemas pequeños o grandes, toda la energía del planeta es la suma de la de todos.

Atención ocurre algo negativo y comenzamos a dar las gracias, a comprender, a pensar en positivo, a bendecir, a estar en paz y a confiar de que todo es para bien.

Todo el mundo te dirá que estás loco/a pero esta es la energía que transforma y que lo cambiará todo. Cuanto más seamos, más rápido será la transformación.

Imposible combatir el exceso de Yang con más Yang. Es hora de equilibrar el Yang aportando el Yin.

Solo confiamos en las acciones que realizamos y ahora es hora de pensar en la energía que movemos y aportamos.

Solo por hoy, no me enfado.

 

flecha arriba
flecha izquierda Menú principal

Subir

Volver

Menú principal

 

© Asociación Reiki Jaén. Tel: 657584872 | e-mail: info@reikijaen.es | Aviso Legal | Política de Privacidad

Si te ha gustado el Reiki, con una pequeña colaboración, ayudas en nuestras acciones sociales de voluntariado y a promocionar y a difundir su enseñanza a más personas.